8 Planificación y preparación

Una buena planificación es la clave para que un evento vaya sobre ruedas.

Lo primero es que tengas claro qué día es el último en que puedes cancelar el evento, en caso de que no hubiese suficientes participantes. En general, no queda muy bien cancelar con menos de 24 horas de antelación, y en muchos casos, lo apropiado es incluso más tiempo.

Una vez que sabes que tienes suficiente gente, debes hacer una lista de todo lo que tienes que hacer para que el evento funcione. Si trabajas con un equipo, asegúrate de que la división de tareas está clara y que todo el mundo sabe lo que tiene que hacer.

Organiza y decora tu espacio

La primera impresión es la que cuenta, puede ser lo que determine el éxito o el fracaso. Asegúrate de hacer lo posible por crear un ambiente agradable. Los pequeños detalles, como flores o velas, tienen importancia.

Si planificas con antelación, evitarás errores que pueden condicionar el éxito de tu evento

Si vas a organizar una cena, la mesa es fundamental. El mantel, los platos, los vasos, las servilletas y los cubiertos son determinantes en el disfrute de la comida (extraño pero cierto, pregúntale a cualquiera que lleve un restaurante de éxito). No olvides hacer algo respecto al resto del espacio, no se trata sólo de la mesa, intenta crear una atmósfera acogedora e íntima. Piensa en la música de fondo con antelación.

Asegúrate de que todo esté preparado de antemano y ¡no dejes nada para el último momento!

Siguiente >>